¿Por qué quiero el cambio?

A mi familia.

Después del próximo 20 de diciembre, no nos engañemos, seremos igual de pobres que hoy, nos costará el mismo trabajo llegar a fin de mes y mi madre, que es la que gestiona el sueldo y las pensiones en esta casa, seguirá haciendo malabarismos para dar de comer a sus tres hijos día tras día. Y lo conseguiremos, porque, pese a todo, somos unos afortunados por haber nacido donde hemos nacido y porque nunca nos ha faltado de nada.

Después del próximo 20 de diciembre, como digo, tendremos que seguir luchando día tras día porque, no nos engañemos, somos de esa clase de personas que consiguen todas sus metas a base de sudor, esfuerzo y matemáticas. Nadie nos ha regalado nada, ni nos lo regalará. Después del 20 de diciembre, queridos hermanos y madre, toca, en fin, seguir trabajando.

Ahora bien, después del 20 de diciembre, sólo espero una cosa. Llegar a casa, abrir el periódico, encender la radio o el televisor y comprobar que no estamos solos. Comprobar que detrás de todas las familias como la nuestra hay un gobierno y un país del que sentirnos orgullosos. Un gobierno que deje de rendir cuentas a empresas y bancos y, de una vez por todas, nos respalde. Un gobierno patriota para una familia hasta ahora apátrida. Está en nuestras manos y en la de nuestros vecinos.

No puedo acabar esta carta, sin embargo, sin dirigirme especialmente a mi hermano pequeño porque va a ser él, tú, quien debas seguir luchando por un país mejor. Por eso quiero dejarte bien claro quién está o no de nuestro lado. Sé de buena tinta que no lo vas a tener fácil. Que por el camino notarás que hay gente que no quiere que aprendas y pienses libremente. Tal vez, incluso, cuando te toque hacer el bachillerato echarás en falta asignaturas tan importantes para la formación intelectual como la filosofía o –mucho peor- tal vez no tengas la suerte que quien te escribe ha tenido de poder completar unos estudios universitarios públicos. Sabes que en casa siempre te vamos a apoyar y que, al menos, nadie nos quitará los libros, pero nunca olvides quién está de nuestro lado y quién no.

Os quiere.

Vuestro hermano e hijo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s